CONTINUA EL MIEDO EN KABUL POR TALIBANES

Una niña llamada Manizha, contó para medios internacionales que estaba en casa con sus dos hermanos pequeños y su madre en casa el norte de Afganistán cuando los combatientes talibanes llamaron a su puerta; luego de 3 toques asesinaron a su madre por negarse a hacer comida para 15 talibanes.



Najia estaba en casa con sus tres hijos pequeños y su hija en un pequeño pueblo del norte de Afganistán cuando los combatientes talibanes llamaron a su puerta.


Manizha, la hija de Najia, de 25 años, sabía que venían: su madre le había dicho que habían hecho lo mismo los tres días anteriores, exigiendo que cocinara comida para hasta 15 combatientes.


"Mi madre les dijo: 'Soy pobre, ¿cómo puedo cocinar para vosotros? (Los talibanes) empezaron a golpearla. Mi madre se derrumbó y la golpearon con sus armas AK47", relató.


Manizha dijo que gritó a los combatientes que se detuvieran. Se detuvieron un momento antes de lanzar una granada en la habitación contigua y huir mientras las llamas se extendían, dijo. La madre de cuatro hijos murió a causa de la paliza.




4 visualizaciones0 comentarios