CONTAMINACIÓN… ELLOS NO PUEDEN COMBATIRLA

La muerte de once jirafas por deshidratación al este de Kenia pone en evidencia la intensa sequía que azota al país, esto por la ausencia de lluvias desde septiembre pasado como resultado de la crisis climática.


El Centro Sabuli de Conservación de Vida Silvestre en el condado de Wajir, en Kenia, informó a través de su cuenta de Twitter en noviembre pasado de la muerte de once jirafas debido a que quedaron atrapadas al intentar beber de un depósito casi seco.


Las jirafas ya estaban debilitadas por el hambre y la sed, por lo que salir del barro les fue imposible y murieron. Fue el periodista Ed Sam quien captó las imágenes de las jirafas durante su visita a Eyrib, señala National Geographic.


De acuerdo con el periodista, los pobladores aseguran que en los últimos dos años no ha llovido y que es considerada la peor sequía en los últimos 40 años en Madagascar.



Piden ayuda de la COP26

El Centro Sabuli de Conservación de Vida Silvestre pidió ayuda a los líderes de la COP26 para intervenir en la situación, pues añadieron que también está afectando a otros animales.


La sequía en Kenia también ha matado a cientos de cabezas de ganado, lo que afecta la seguridad alimentaria en la región pues se trata del sustento de la población.


Los devastadores tornados que cobraron la vida de más de 50 personas al sureste de Estados Unidos también estarían relacionada con la crisis climática, aunque los científicos investigan más al respecto.


Expertos también indicaron que las inundaciones en Europa podría ser resultado del calentamiento global, pues se trata de desastres naturales nunca antes vistos.






2 visualizaciones0 comentarios