CIENTOS DE FANS PROVOCAN EL CAOS A LA SALIDA DE DJOKOVIC

Novak Djokovic acudió al juzgado para intentar desbloquear la situación por la que está pasando desde que pusiera un pie en Australia. A la salida del mismo, cientos de vehículos provocaron el caos y no dejaron que el coche del serbio pudiera continuar su marcha.




El tenista serbio Novak Djokovic provocó un escándalo internacional tras amotinarse en un hotel de refugiados de Australia, país al que le fue negada su entrada para disputar el Grand Slam producto de su decisión de no vacunarse contra el Covid-19.


Lejos de respetar el requisito de vacunación que se exige a las personas que ingresen al país oceánico, el actual número uno en el ranking mundial se niega a dejar Australia y publicó un mensaje en sus redes sociales en el que agradeció «a la gente de todo el mundo por su apoyo continuo. Puedo sentirlo y se lo agradezco mucho».


El caso Djokovic reavivó con más fuerza el sentimiento transgresor del movimiento antivacunas, que es considerado por la OMS como una de las mayores amenazas para la salud mundial. Más de un centenar de simpatizantes del tenista protestaron este viernes frente al hotel de la ciudad de Melbourne donde se encuentra recluido, mientras que también hubo manifestaciones en Serbia para rechazar su imposibilidad de ingreso a Australia.



Este lunes se llevará a cabo una audiencia para debatir la revocación definitiva de la visa con la que intentó ingresar a suelo australiano o definir si finalmente le permitirán su paso para que compita en el importante torneo que tendrá lugar entre el 17 y el 30 de enero.


Movimiento antivacunas y prejuicios sociales

En las últimas semanas, la implementación del pase sanitario suscitó la férrea oposición de los grupos antivacunas. Italia, Austria, Países Bajos, Gran Bretaña, Alemania, Francia y Bélgica conforman el núcleo de estados donde el rechazo es mayor.


Estos sectores se identifican en muchas partes con la extrema derecha y ponen en tela de juicio lo que llaman el «liberticidio» y la «dictadura tecno-sanitaria».



0 visualizaciones0 comentarios