CARLOS ORTIZ NO LE TENÍA FÉ A LA LIV GOLF

A finales de junio se confirmó la noticia de que el golfista mexicano, Carlos Ortiz, se uniría a LIV Golf Tour, la nueva y polémica gira de golf profesional respaldada por Arabia Saudita y competencia directa de la PGA Tour; por lo que el competidor se declaró ‘muy escéptico al primer torneo’.


Apenas días después de que salió a la luz que, como muchos otros golfistas de élite, Ortiz había firmado un contrato millonario, se presentó en Pumpkin Ridge Golf Club, Portland, con incertidumbre y bajas expectativas.


LIV solo había realizado un evento en Londres y aún había poca información del formato que únicamente tiene lugar para 48 golfistas, que conforman 12 equipos.


“Llegué muy escéptico al primer torneo, con ganas de ver en qué me había metido realmente. Normalmente te venden algo y ya cuando lo ves es diferente, pero la verdad me quedé muy tranquilo; ellos solo quieren hacer un producto diferente. Sé que lo están tomando muy en serio; han cumplido con los pagos y la parte de equipos es increíble”, mencionó el tapatío de 31 años de edad.


La decisión de firmar con LIV, y tomar el riesgo de nunca más competir en el PGA Tour, no fue complicada para Carlos Ortiz. Durante su participación en el RBC Canadian Open (PGA Tour) recibió una llamada del español Sergio García, 20 veces ganador a nivel mundial y campeón del Masters en el 2017. El europeo invitó a Carlos a la gira y a ser parte de su equipo en Fireballs, junto con el tamaulipeco Abraham Ancer y el joven español Eugenio Chacarra.


“Las pláticas empezaron en enero, pero realmente yo no tomé acción; dije: ‘si no me buscan, no haré nada’. Durante el primer torneo de LIV, el de Londres, me habló Sergio García y me dijo que le gustaría que jugara en su equipo. Le platiqué las cosas que necesitaba para irme a jugar y un día después me hicieron una oferta”, comentó Ortiz, orgulloso padre de tres hijas.



Después de los primeros dos eventos, en Portland y Bedminster, donde terminó segundo y cuarto respectivamente, además de tercer lugar para los Fireballs en ambos, hoy se han disipado las dudas para el golfista tricolor.


“Resaltaría todo (de esta gira), jugar al mismo tiempo (salida por escopetazo, en vez de tee times definidos), jugamos mucho más rápido y todas esas cosas que a la gente le gusta ver: no tan lento, no tan aburrido, música en algunos lugares del campo, música en la práctica. A los caddies los tratan como personas y no como en el otro tour, que los tienen arrumbados, sin comida prácticamente”, mencionó además el golfista tapatío.

1 visualización0 comentarios