AMBER HERARD NO PRESENTABA LESIONES TRAS PELEA CON JOHNNY DEPP, ASEGURA LA POLICÍA

Amber Heard no presentaba lesiones tras pelea con Johnny Depp, ha asegurado la policía; el oficial Tyler Hadden, uno de los agentes que acudió a la residencia de la pareja el 21 de mayo de 2016, dijo que Heard se negó a hablar y no tenía señales de lesiones.


El 27 de mayo de 2016 fue el día en que el matrimonio de Johnny Depp y Amber Heard pasó de la miseria privada al espectáculo público que lastimó sus carreras profesionales.


Heard, que acababa de solicitar el divorcio, llegó a una corte de Los Ángeles para pedir una orden de alejamiento temporal, mostrando la marca de un golpe en su rostro que dijo que Depp le infligió seis días antes. Los fotógrafos capturaron la escena y las acusaciones se volvieron carne de cañón para los tabloides del mundo entero.


Depp dice que nunca la golpeó, y ahora demanda a Heard por difamación en el Tribunal de Circuito del Condado de Fairfax. El miércoles, el jurado en el caso escuchó a los policías que acudieron al penthouse de la pareja inmediatamente después de la pelea. Ninguno de los oficiales vio la marca roja que era tan prominente seis días después.


El oficial Tyler Hadden, uno de los agentes que acudió a la residencia de la pareja el 21 de mayo de 2016, dijo que Heard se negó a hablar con los oficiales y no tenía señales de lesiones, aunque reconoció que había estado llorando y que estaba roja.


“El hecho de que vea a una mujer con las mejillas y los ojos enrojecidos ​​no significa que algo pasó”, dijo Hadden en una declaración grabada que se reprodujo el miércoles ante el jurado.


Depp ya había salido del penthouse cuando llegaron los policías. Los oficiales dijeron que no tenían idea de quién era Heard ni de que estaba casada con Depp. Agregó que ni Heard ni nadie en el edificio donde está el penthouse estuvo dispuesto a decirle a él o a los otros policías quién era el esposo de Heard.


Un policía que hizo una visita de seguimiento esa noche, William Gatlin, testificó el miércoles que tampoco vio heridas, aunque reconoció que su visita fue breve y que no llegó a estar a menos de 3 metros (10 pies) de Heard. Dijo que su verificación fue superficial porque parecía que la llamada era sólo un duplicado de la que Hadden ya había respondido.


10 visualizaciones0 comentarios