A MÉXICO LO QUIEREN DENTRO, PERO…


¿Por qué Estados Unidos quiere la adicción de México en la OTAN?

De acuerdo con un ensayo de la organización estadounidense Atlantic Council –dedicada al análisis político, económico y de seguridad mundial– México supera en personal militar activo a los 13 nuevos miembros de la Organización.




Con sus 236 mil 450 efectivos tiene más soldados que los 228 mil que en conjunto hay en Macedonia, Montenegro, Albania, Croacia, Bulgaria, Estonia, Letonia, Lituania, Rumania, Eslovaquia, Eslovenia, República Checa y Hungría.


En un trabajo que analiza lo que significaría la inclusión de México a la llamada Alianza Atlántica –como el actual secretario de la Defensa estadounidense, Loyd Austin, lo ha sugerido–, los autores del ensayo destacan que en términos reales y relativos nuestro país aportaría importantes recursos a esa organización.


"Para poner esto en perspectiva, la adhesión de México añadiría más personal militar en servicio activo a las filas de la OTAN que los 13 nuevos miembros de la Alianza juntos", escriben Christopher Skaluba, director de la Iniciativa de Seguridad Transatlántica en el Centro Scowcroft para Estrategia y Seguridad del Atlantic Council, y Gabriela Doyle, asistente de programa en la Iniciativa de Seguridad Transatlántica.


Además, México sería el tercer ejército de la OTAN, sólo por debajo de Estados Unidos y Turquía.


El documento destaca que, en la última década, las fuerzas armadas mexicanas se han convertido en un ejército fortalecido y más profesional, experto en la guerra de cuarta generación y que opera en todo el espectro del conflicto, desde misiones quirúrgicas de las Fuerzas Especiales conformadas por pequeñas unidades hasta las operaciones de estabilidad a nivel de división en áreas comparables en tamaño a Bélgica.


Reconoce además que cuenta con un amplio historial de misiones de ayuda humanitaria y apoyo en caso de catástrofes en todo el mundo.


Agrega que una relación formal con la OTAN daría derecho a México a una reforma mejorada del sector de seguridad por parte de una organización muy versada en la materia y reforzaría las relaciones comerciales transatlánticas a través de la consolidación de los intereses económicos y de seguridad.


Además, le permitiría enmarcar una política exterior como un socio aún más cercano en la seguridad de América del Norte e impulsaría su estatus como una potencia regional creciente.


1 visualización0 comentarios